Edgar Martínez ingresa oficialmente al Salón de la Fama del béisbol

domingo, 21 de julio de 2019 - 0:00 AM
Por Hiram Alberto Torraca / Enviado especial

Cooperstown, Nueva York. El doradeño Edgar Martínez fue oficialmente exaltado al Salón de la Fama esta tarde junto a otros cinco peloteros en medio de una ceremonia presenciada por muchos fanáticos de los Marineros de Seattle y muchos puertorriqueños.

En una soleada tarde, la presencia isleña se hizo patente cuando Martínez fue presentado y cuando pronunció su mensaje, durante el cual pidió un espacio para dirigirse en español a sus compatriotas, pero en especial al barrio que le vio crecer.

“Gracias a los escritores por este increíble honor. Han sido maravillosos conmigo. Permítanme decirle unas palabras en español a mi gente en Puerto Rico”, pronunció Martínez.

“Mi gente de Dorado y mi barrio de Maguayo, un abrazo. Mi historia es sencilla: criado en barrio, rodeado de gente humilde con buenas intenciones. Me beneficié de la caridad de esos hermanos del barrio de Maguayo de Dorado. Los quiero mucho y nos vemos pronto”, manifestó en español.

El exbateador designado y nuevo inmortal de Cooperstown saludó en su mensaje a cada uno de los exaltados con él: a Mariano Rivera, Harold Baines, Lee Smith, Mariano Rivera y Mike Mussina, Además de otras figuras presentes.

“Es un honor estar frente a ustedes. Admiro a muchos de los hombres que están detrás de mí. Durante mi carrera imité la posición de batear de George Brett, de Kirby Puckett y de otros cuando la mía no estaba funcionando bien”, expresó.

“Tany Pérez, fuiste uno de mis héroes cuando jugabas con los Cangrejeros de la liga invernal (de Puerto Rico). Mi abuelo y yo escuchábamos el juego por la radio y él decía ‘se acabó el juego. Tany viene ahora’”, agregó.

Aprovechó para dirigirse a Orlando Cepeda, Roberto Alomar e Iván Rodríguez, compatriotas igualmente exaltados al alto pabellón de la pelota de las Mayores, y por supuesto. Habló del ejemplo que fue Roberto Clemente para todos los jugadores puertorriqueños.

Le dijo a su primo, Carmelo Martínez, que sin su consejo quizás él nunca hubiese estado en la tarima el domingo.

Y agradeció por su abrazo tanto a las fanaticadas de Puerto Rico y Seattle, especialmente por el apoyo reciente en redes sociales que ayudó a que finalmente se diera la selección.

“Soy afortunado de tener el abrazo de ambas. Este es un día que nunca imaginé que pasaría cuando crecía en Puerto Rico o cuando estaba en las (ligas) menores, y hasta hace unos años no estaba seguro de que sucedería”, manifestó. “Estoy muy agradecido y orgulloso. Gracias”.