Los días fáciles para EE.UU. en el básquet han llegado a su fin

lunes, 16 de septiembre de 2019 - 0:00 AM
Por The Associated Press

Pekín. Kobe Bryant jugó para el equipo que ganó la medalla de oro de las Olimpiadas Pekín 2008, bautizado como el Redeem Team, o el equipo que redimió el baloncesto de los Estados Unidos a nivel internacional luego de un trapié en torneos internacionales durante los previos seis años.

De vuelta a Pekín este pasado fin de semana para ver la final de la Copa del Mundo de la FIBA, Bryant dijo que no está seguro que Estados Unidos pueda encontrar una respuesta redimidora tan fácil como lo hizo en el 2008.

El cinco veces campeón en la NBA y dos veces campeón olímpico fue embajador de la FIBA en la Copa del Mundo. Como estadounidense no tuvo la oportunidad de ver al equipo norteamericano jugar en la final del torneo por primera vez en un Mundial desde Turquía 2010. Los de su país finalizaron el torneo en la séptima posición, su peor plaza en un Mundial en la historia. Sobre eso, Bryant dijo que los días que Estados Unidos era un seguro ganador del oro en estos torneos han terminado, sin importar qué jugadores presente en su plantilla.

“No es un asunto que el resto del mundo ha alcanzado a los Estados Unidos. Esto sucedió ya hace un tiempo. Ahora estamos en un punto donde Estados Unidos ganará algunas veces, y perderá en otras. Así será la historia”, dijo Bryant.

“Vamos a enfrentar nuestros retos para formar el próximo equipo, sea llamado un equipo Redentivo 2 o como quieran llamarle. No importa cuál sea el equipo, no va a ser fácil”.

El equipo que Estados Unidos llevó a la Copa del Mundo de la FIBA en China, no estuvo supremamente cargadas de jugadores estelares luego que muchos declinaron aceptar la invitación para ser considerados para el equipo y otros luego de haber aceptado se bajaron del compromiso.

El equipo ganó sus primeros cinco juegos en el Mundial, pero luego perdió ante Francia y cuartos de final y ante Serbia en la ronda de consolación quedando solo en posición de luchar el séptimo puesto que lograron venciendo a Polonia.