Madison Anderson: Con corona pero sin máscaras

martes, 10 de septiembre de 2019 - 0:00 AM
Por Rosa Escribano Carrasquillo

Desde niña estaba acostumbrada a usar corona y sentirse reina. Por eso su experiencia como Miss Universe Puerto Rico le evoca tantos momentos de infancia.

Pero ahora no se trata de un juego ni una fantasía. Y la seriedad que conlleva ser embajadora de la Isla la toma muy en serio.

“Recuerdo que mi mamá tenía su corona cerca de la sala. Cuando era chiquitita, yo siempre ponía la corona en mi cabeza y me imaginaba que era una reina como mi mamá”, compartió con ilusión Madison Anderson Berríos haciendo referencia a los días en que su madre, Belinda, ganó varios títulos, incluyendo el de Miss Teenage Puerto Rico 1984. “Desde ahí yo quería ser una reina, hacer la diferencia, y ser la mujer como es mi mamá, a quien admiro”.

Entre risas, compartió que la idea de tomarlas prestadas no siempre contó con la aprobación de su madre. “Ella tenía varias coronas, pero yo las destruí todas porque para mí eran juegos, y eso me llevó regaños”.

En la actualidad, muchos de los consejos valiosos los recibe, precisamente, de su progenitora.

“Ella siempre me dice que sea auténtica, ‘sé tú’, ‘no cambies tu forma de ser’, porque ella siempre me dijo que una persona que no tiene una máscara es una mujer auténtica”, compartió con énfasis. “Me dice que la gente que no me apoye, eso no me debe importar, que siga manteniéndome firme en mi forma de ser porque el universo escucha eso y tú no sabes a quién tú puedes inspirar haciendo eso. Es un consejo que llevo siempre en mi corazón”.

Dentro de la sugerencia de ser auténtica, no solo en sus días de reinado, sino también en su diario vivir, Madison recuerda cuando empezó a ver sus pecas con una perspectiva distinta gracias a su mamá.

“Para ser muy honesta, hubo un tiempo que no me gustaban mis pecas y tenía muchos bullies que me decían ‘limpia tu cara, tú eres sucia’, porque parecían marcas, y yo le preguntaba a mami, ‘¿cómo puedo quitar mis pecas?, no quiero mis pecas’, y ella me preguntó que por qué quería quitar los besos de ángeles. Ella me dijo que mis pecas son besos de ángeles y desde ahí me encantaron mis pecas y las abrazo”, añadió la beldad, quien aclaró que al momento no están tan pronunciadas porque “ahora no estoy cogiendo sol, así que no lo puedes notar mucho”.

Agenda cargada

Como parte de su compromiso por traer la sexta corona a la Isla en el concurso internacional, Madison no pierde tiempo para prepararse.

“Fácilmente el día empieza como a las 6:30 a.m., cuando me levanto, y termino mi día como a las 11:00 de la noche”, mencionó. “Cada día tengo una agenda bien cargada, pero me encanta que me exijan mucho, y es bien fuerte. Hay días que no duermo, pero me encanta porque siempre soñé esto. Cada día en mi adiestramiento tengo mi clase de español, tengo mis fogueo de preguntas, no solo en español, sino tambié n en inglés, porque aunque es mi primer idioma, tengo que practicar”.

Los talleres con una maquillista también forman parte de la rutina, pues durante los días del concurso su arreglo estará a cargo de ella.

Esta disciplina, por supuesto, ha impactado otras áreas de su vida. “No puedo hacer las cosas de antes. Ahora tengo un trabajo, así que buscar un balance perfecto con mi vida personal, con mis amistades, con mi familia y mantener todas mis relaciones, y seguir con mi preparación, creo que eso es un reto”.

Las continuas sesiones de fotos forman parte de su trabajo. Madison apuesta no solo a poses de moda, sino también a otras que resalten su sensualidad, como las de este reportaje. “Creo que tengo una imagen bien dulce, pero quiero también enseñar esa parte de mí, que soy versátil, que puedo hacer diferentes estilos. Enseñar esa parte de mí como mujer. Tengo muchos aspectos y me encantó que yo pueda hacer un photoshoot (sesión de fotos) clásico, pero también hacer otros diferentes, siempre con buen gusto”.


Enamorada

El tiempo para dedicarlo a su relación de pareja también lo tiene medido. Pero esto no resta a su ilusión cuando habla de su amor.

“Tengo una persona muy importante en mi vida”, comparte emocionada. “Vive en Estados Unidos y siempre, desde el principio de todo esto, me apoyó en todo”, resaltó con orgullo sobre el colombiano Mauro Ocampo, natural de Medellín, y quien cuenta con un negocio en Estados Unidos relacionado con impuestos o taxes. “Me encanta el acento (ríe). Es bien chulo. Es un hombre bien cariñoso. Siempre piensa en lo mejor para mí y en apoyarme en todo. Es una persona segura de sí misma”, describió sobre su compañero, con quien vive un año de noviazgo.

Por otro lado, cada día que pasa le hace ver que es una realidad más gratificante de la que soñó.

“Ha sido una experiencia maravillosa. Cada día estoy creciendo no solo como Miss Universe Puerto Rico, sino como persona. Creo que es una de las cosas más bonitas de esa experiencia, para el resto de mi vida. Estaré por siempre en la historia de Puerto Rico como una miss y me emociona decir eso”.

Madison abunda sobre ese privilegio que la hace sentir tan honrada. “Siempre soñé esto, ser la reina de Puerto Rico, y me siento más emocionada porque estoy haciendo historia como una reina representando no solamente a Puerto Rico, sino también a la diáspora”, valoró la beldad, quien fue duramente criticada al momento de ganar la corona en junio pasado en representación de Toa Baja, por no dominar el español ni haber nacido en la Isla. “Me siento bien orgullosa que puedo ser la primera reina para representar a todos los boricuas que no solo viven en Puerto Rico, sino también que viven afuera, que también son puertorriqueños”.

Nutrirse del cariño del público tam bién le resulta de mucho valor. “Me encanta porque cada día puedo vivir el amor de mi gente, de mi hermoso pueblo, y además creo que puedo utilizar mi plataforma para hacer la diferencia y ayudar a diferentes causas sociales”, reflexionó Madison, quien continuamente habla sobre las consecuencias de la violencia doméstica. “Me siento bien triste porque es un problema bien grande. Pienso que es una epidemia. Es muy importante que el pueblo sepa que esto es un problema de todos”, manifestó con énfasis la reina, quien entre las actividades filantrópicas que tiene en agenda incluye la visita al Hospital Oncológico con la Fundación CAP, organización sin fines de lucro que trabaja por el bienestar de niños pacientes de cáncer.

Créditos de la sesión de fotos:

Fotógrafo: Jean Nieves

Hair & makeup: Ildelfonso Torres

Director creativo: Clark Ivor

Stylist: Claudia Madrid

Bodysuit: Marechia

Joyería: Lido

Zapatos: Jimmy Choo